Población

Población que atendemos

DAÑO CEREBRAL ADQUIRIDO

El daño cerebral adquirido se trata de una lesión que sufre el cerebro de manera súbita (no se nace con ella) y afecta de manera directa al funcionamiento de la persona que la padece. Las causas más frecuentes son:

  • Traumatismos craneoenfálicos.
  • Accidentes cerebrovasculares o ictus.
  • Tumores cerebrales.
  • Otras como anoxias o hipoxias, procesos víricos o infecciosos…

Entre las consecuencias del daño cerebral adquirido se encuentran dificultades de atención y concentración, memoria, problemas de lenguaje y habla, dificultades para planificarse, organizarse, tomar decisiones, razonar o resolver problemas, entre otros. El daño cerebral también produce cambios emocionales y comportamentales como desinhibición, impulsividad, irritabilidad o labilidad emocional.

ENFERMEDADES NEURODEGENERATIVAS

Las enfermedades neurodegenerativas se producen por la muerte de neuronas de diferentes áreas del cerebro teniendo como consecuencia el deterioro progresivo del funcionamiento del individuo que las padece. Algunas de ellas son:

  • Enfermedad de Alzheimer.
  • Enfermedad de Parkinson.
  • Demencia vascular, Demencia por cuerpos de Lewy, Demencia frontotemporal.
  • Esclerosis.

En las enfermedades neurodegenerativas es frecuente encontrar problemas de memoria, observando dificultades para aprender nueva información o recordar información que ya ha sido aprendida. Aparecen problemas para orientarse, saber el día o el lugar en el que se encuentra la persona, así como el abandono de alguna de las tareas que antes realizaba. También pueden aparecer dificultades para encontrar nombres de objetos o personas y para empezar o realizar gestos y movimientos. En ocasiones aparecen alucinaciones, depresión o problemas de sueño y cambios del comportamiento.

ALTERACIONES NEUROLÓGICAS PROVOCADAS POR EL CONSUMO DE TÓXICOS

El consumo de tóxicos produce cambios en el cerebro y alteraciones neuropsicológicas. Cada vez hay mayor evidencia sobre el déficit neuropsicológico encontrado en pacientes drogodependientes, especialmente sobre la influencia que tiene el consumo de sustancias en los procesos cognitivos (atención, memoria, planificación, toma de decisiones, inhibición conductual…) y sobre las repercusiones que dichas alteraciones implican en el manejo clínico de estos pacientes y en su vida diaria.

TRASTORNO MENTAL

El funcionamiento cognitivo en los trastornos mentales crónicos, como por ejemplo la esquizofrenia, trastorno bipolar o trastorno obsesivo-compulsivo, entre otros, influye en gran medida en las dificultades que presentan en la vida cotidiana las personas que lo padecen. Los déficits neuropsicológicos asociados a estos trastornos son diversos; pueden encontrarse dificultades de memoria, atención, funcionamiento ejecutivo, alteraciones motoras, del lenguaje o de la percepción así como reducción del funcionamiento intelectual global, afectando al comportamiento y estado de ánimo.

PROBLEMAS EMOCIONALES

A lo largo de la vida pasamos por momentos difíciles y de gran tristeza que pueden generar cambios en el estado de ánimo; emociones diferentes como sufrimiento, dolor, estrés, ansiedad, frustración, irritabilidad, falta de autoestima, inseguridad o angustia, entre otras, pueden disminuir la capacidad de concentración, toma de decisiones o resolución de problemas. Todo ello produce malestar y sufrimiento y afecta de manera importante al desempeño de nuestro día a día, a nuestras relaciones con amigos y familiares, al rendimiento en el trabajo, en definitiva, a nuestra calidad de vida.

Es importante buscar apoyo y posibles soluciones que nos permitan realizar los cambios necesarios para sobreponernos y superar con éxito esas adversidades y de este modo, dejar de sufrir.

FAMILIARES Y CUIDADORES

Cualquier proceso de enfermedad o alteración del funcionamiento normal de la persona afecta de manera directa a su familia y cuidadores. En el momento del diagnóstico, durante el tratamiento y al finalizar el mismo, los familiares se sientes desbordados y con muchas dudas respecto al problema de su familiar y cómo manejarlo. Pueden presentar estrés, ansiedad, depresión, incertidumbre, sensación de aislamiento y soledad… por lo que se hace necesario buscar atención profesional, información, orientación y apoyo emocional que les ayude a adaptarse mejor al proceso de la enfermedad y a resolver las dificultades que se van presentando.

PADRES E HIJOS

En ocasiones los padres se encuentran desbordados ante determinadas situaciones y comportamientos de sus hijos por lo que necesitan ayuda profesional que les proporcione soporte, orientación y consejo.

Corregir a un niño con dificultades en el comportamiento y poner límites a sus demandas, es posible, y cuanto antes se empiece, más posibilidades de éxito se tendrá y antes establecerá y aprenderá, el niño, los hábitos de conducta adecuados. La ayuda psicológica a tiempo ayuda a prevenir futuros trastornos más graves de conducta.

Uso de cookies

Utilizamos cookies de terceros, analizando sus hábitos de navegación en nuestra página web, con la finalidad de garantizar la calidad, seguridad y mejora de los servicios ofrecidos a través de la misma. En los casos en que el usuario no manifieste expresamente si acepta o no la instalación de las cookies, pero continúe utilizando nuestra página web, se entenderá que éste ha dado su consentimiento, informándole expresamente de la posibilidad de bloquear o eliminar las cookies instaladas en su equipo mediante la configuración de las opciones del navegador. Puede obtener más información a este respecto consultando nuestra “política de cookies".

CERRAR